DISCURSOS

INICIO > DISCURSOS > DISCURSO AÑO 2011

Discursos

El programa Embajadores Salamanca Convention Bureau nace con el objetivo de distinguir a aquellos profesionales que han contribuido y trabajado activamente para que un evento se organice en Salamanca, convirtiéndola en sede de importantes eventos nacionales e internacionales y participando de esta forma en el desarrollo de la ciudad y provincia, así como en la difusión de la marca Salamanca.

DISCURSO AÑO 2011

Por Laura Zúñiga Rodríguez

Ilustrísimo Alcalde de Salamanca, Presidente de Salamanca Convention Bureau, queridos amigos:

Las palabras que hoy expreso representan a todos los Embajadores de Salamanca, que en esta ocasión, hemos tenido el honor de recibir un reconocimiento público por el Congreso que organizamos en el año 2011.

En primer lugar, quiero saludar esta iniciativa que se realiza por primera vez y que representa la ineludible imbricación entre la Ciudad de Salamanca, su entorno arquitectónico, sus restaurantes, hoteles, comercios, con la Cultura y el Saber que la ciudad inspira y es.

Seguramente todos los organizadores de Congresos hemos aprovechado el maravilloso entorno que la ciudad nos brinda para atraer a nuestros congresistas. Pasear sus calles, tomarse un buen vino, degustar su exquisita gastronomía, recorrer  la Salamanca nocturna de bares,  posee una innegable capacidad de seducción, lo cual es un activo con el que contamos quienes organizamos congresos.  El marco inigualable de Salamanca concurre cuando un asistente tiene que decidir acudir a nuestros congresos, no cabe duda.

Qué decir de su Cultura y Saber representado por nuestra Universidad centenaria, signo de siglos de conocimiento acumulado, de organización y prestigio internacional que otorga sello de calidad a nuestros eventos y dice de la necesaria apuesta de nuestra ciudad por la ciencia y la cultura.

Porque detrás de cada Congreso como los que aquí se están reconociendo existe un trabajo de meses, a veces el peso de una tradición de años ganada a pulso, con una compleja organización, en la que participan muchas personas, un incalculable saber hacer que se va pasando año a año.

En una sociedad que mide los éxitos con el valor del dinero, es difícil calcular el valor del trabajo invertido, el esfuerzo y el tiempo que se emplea  para que todo salga a punto, para que nuestros asistentes vuelvan el  año siguiente y se reconozca el prestigio del evento a nivel nacional e internacional. Es una labor casi artesanal, a veces sorteando dificultades burocráticas y económicas absurdas, que finalmente dan la satisfacción de lograr el objetivo de trasmitir la información y el conocimiento que se tenía como meta. Nada más, pero nada menos.

Hoy Salamanca Convention Bureau reconoce nuestro esfuerzo representado por los Directores de cada Congreso, por lo cual estamos profundamente agradecidos y satisfechos.

Ahora, para evocar los Congresos que han tenido tal reconocimiento, permítanme presentarlos con un recorrido imaginario por este Saber y Cultura de nuestra ciudad.

Indudablemente el protagonismo se lo ha llevado la ciencia, de los 15 embajadores  9 podemos decir que pertenecen al ámbito propiamente científico. Es sabido que hoy se cuestiona una división tajante entre ciencias y letras, pero en este acto resulta práctico a los efectos de ordenar expositivamente los eventos.

 La cirugía taurina, la inteligencia artificial, los cuidados intensivos y la neumología pediátricas, la neuroimagen y la neurociencia, enfermedades del Raquis y el cáncer, la microbiología, son los temas abordados en encuentros científicos de carácter nacional e internacional.

Ello demuestra que la ciencia y la Universidad en la que se desarrolla, constituyen los activos más relevantes de nuestra ciudad, algo que ya sabíamos pero que es importante distinguir y resaltar. No es exagerado sostener que si Salamanca desea desarrollar una economía competitiva deberá mimar la ciencia y los equipos de investigación punteros que se desarrollan en la ciudad, como polo de atracción mundial de los nuevos conocimientos.

Mención especial merece el IONS o congreso de jóvenes investigadores en ciencias ópticas, que constituye una muestra de la pujanza de nuestra juventud, de iniciativas novedosas de proyección de futuro.

También la reunión científica que rescata la tradición humanística es claro exponente de aquello que inspira esta Ciudad en el que piedra a piedra esconde conocimientos, experiencias históricas, hasta cambios profundos en el pensamiento, como los protagonizados por Francisco de Vitoria y Fray Luis de León, forjadores de lo que se ha llamado cultura occidental.

Ahora permítanme ir por derroteros más lúdicos, de los cuales la ciudad también es gran sabedora.  Para ponernos a punto en cada evento, no se puede desconocer la importancia que la presentación tiene. El Congreso de Peluquería que acoge a miles de profesionales de otros lugares, constituye un referente en la línea de búsquedas de nuevas tendencias, necesario  en esta sociedad de la comunicación.

Finalmente, para irnos con un buen sabor de boca y despertar los sentidos, sobre las cuales Salamanca es gran inspiradora, les propongo acudir al Congreso de Cine Negro y Novela, en el que podríamos proyectar “Delitos y faltas”,  que aunque no es un thriller, nos puede poner a tono para asistir al Congreso de Derecho Penal y olvidar los escándalos financieros y políticos, tema de la última fecha, que lamentablemente observamos cotidianamente en nuestro país.

No sin antes ver “Jamón, jamón” con el espíritu lleno de Salamanca, su saber y su cultura.

Muchas gracias por su atención.

Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.